Basílica de San Lorenzo de Florencia, la iglesia de casa de los Medici

La Basílica de San Lorenzo de Florencia fue la iglesia parroquial ‘oficial’ de la familia de los Medici . Los miembros de esta rica y poderosa estirpe fueron enterrados entre sus muros. La iglesia, diseñada originalmente por Filippo Brunelleschi en el siglo XV, es un ejemplo muy temprano de arquitectura eclesiástica renacentista. Tienes que verla.

La Basílica de San Lorenzo de Florencia es una de las iglesias más antiguas de la ciudad, sus orígenes se remontan a la época romana tardía. Como te decía, fue la iglesia, más o menos privada, de la familia más poderosa de Florencia, los Medici, que durante generaciones se aprestaron a embellecer el templo.

Su aspecto actual se remonta a 1419, cuando Giovanni de Medici (Cosimo el Viejo) encargó a Brunelleschi la reconstrucción de la iglesia. Brunelleschi murió antes de que se completara la reconstrucción y muchos otros arquitectos trabajaron en la iglesia, basándose en el diseño renacentista original de Brunelleschi.

La fachada frontal áspera de la basílica que tanto choca a los visitantes, es así porque nunca se terminó. Miguel Ángel creó un diseño de mármol para el frontis que nunca fue construido. Éso sí, el interior, de estilo renacentista, es elegante, con sus paredes blancas y con sus arcadas de columnas grises.

Cerca del altar hay dos púlpitos de bronce de Donatello. Fue su último trabajo. Después de su muerte en 1466, sus estudiantes acabaron los púlpitos. Una decoración de mármol frente al altar marca la tumba de Cosimo el Viejo, el primero de los gobernantes de los Medici.

Hacia la izquierda del altar mayor, se encuentra la entrada a la antigua sacristía, diseñada por Brunelleschi y construida entre 1422 y 1428. Donatello decoró la sacristía con hermosos estucados y con relieves de colores.

Claustro

El claustro de la Basílica de San Lorenzo de Florencia fue construido en 1462 por Manetti. Tiene un jardín muy clásico plantado con setos y granadas. Desde él, se puede llegar a la Biblioteca Medici, también conocida como Biblioteca Laurenziana o Biblioteca Laurentina.

En 1523, Giulio di Giuliano de Medici, el último papa Clemente VII, encargó a Miguel Ángel el diseño de la biblioteca. La construcción comenzó en 1525, pero Miguel Ángel dejó Florencia en 1534 y la biblioteca fue terminada por varios arquitectos que siguieron el diseño del artista.

Uno de los diseños más originales, la gran escalera del vestíbulo, fue construida por Ammannati en 1559. La sala de lectura contiene dos series de bancos, también diseñados por Miguel Ángel.

La biblioteca posee una impresionante colección de manuscritos y de libros históricos que empezaron a ser reunidos por Cosimo el Viejo y más tarde ampliada por otros miembros de la familia Medici. La colección incluye piezas de valor incalculable como el Codex Amiatinus (una biblia) del siglo VIII y la versión más antigua de Naturalis Historia, una enciclopedia romana. En 1571, Cosimo I de Medici abrió la biblioteca al público.

La mayoría de los miembros de la familia Medici, como te decía, están sepultados en las Capillas de los Medici, a las que se puede acceder desde la Piazza Madonna degli Aldobrandini. Una escalera conduce a la Cappella dei Principi (Capilla de los Príncipes). Seis grandes duques están enterrados en el lugar debajo de una gran cúpula construida por Buontalenti, que recuerda la famosa cúpula de la catedral de Florencia de Brunelleschi .

La decoración del magnífico interior comenzó en 1604, pero se tardaría siglos en completarse. La decoración de mármol final no se añadió hasta 1962. Dieciséis escudos, que representan las ciudades más importantes de la Toscana, decoran la capilla. Dos nichos contienen estatuas de dos grandes duques, Cosimo II y Ferdinando I. Los planes para crear estatuas para los otros duques nunca se realizaron.

La capilla está conectada a la nueva sacristía, creada por Miguel Ángel. Algunas de las estatuas más famosas del artista adornan las tumbas de un hijo y de un nieto de Lorenzo Il Magnifico, que gobernó Florencia durante la segunda mitad del siglo XV. Las estatuas sepulcrales que simbolizan el Día y la Noche adornan la tumba de su hijo Giuliano, mientras que las figuras que simbolizan el Amanecer y el Amanecer adornan la tumba del nieto de Il Magnifico, Lorenzo.

No te puedes perder la belleza de la Basílica de San Lorenzo de Florencia. Si necesitas un alojamiento en hoteles en Florencia, clica sobre el enlace y encuentra lo que quieres.

Interior de la Basílica de San Lorenzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *