El Coloso de los Apeninos, un monstruo de jardín en Florencia

La Villa Demidoff es un coqueto palacete situado a unos 7 kilómetros al norte de la ciudad de Florencia que es más famosa por su coloso que por la construcción en sí ¿Que qué es el coloso? Pues el llamado Coloso de los Apeninos es una gigantesca escultura de 10 metros de altura que representa a esos montes italianos y que se puede ver -amenazante- en los jardines de la villa.

El Coloso de los Apeninos se localiza en la población toscana de Patrolino. El Coloso de los Apeninos es una representación humanizada de esas montañas del centro de la península italiana. La figura parece salir del relieve del terreno como una montaña, como un monstruo de película. Las estalactitas que forman su barba están muy logradas.

Las manos del coloso aprietan la cabeza de una bestia monstruosa, al tiempo que derrama una cascada de agua que acaba llenando un estanque lleno de peces del jardín de la villa.

El Coloso de los Apeninos recuerda al Atlas de la Eneida de Virgilio y a un proyecto nunca iniciado del arquitecto Dinócrates de Rodas para convertir el Monte Athos en Grecia en una escultura colosal de Alejandro Magno.

El Coloso de los Apeninos de Florencia es sin embargo una obra muy creativa del escultor manierista Giambologna, Giovanni de Bolonia o Juan de Bolonia en España (1529-1608) que concluyó el proyecto en 1579. El escultor fue un reputado artista flamenco que dejó obras en Italia y en España. Suyo es la escultura de Felipe III a caballo de la Plaza Mayor de Madrid.

Pero el Coloso de los Apeninos sólo es una escultura en apariencia. Su interior está hueco, forma unas cavidades, a modo de grutas, cuyas paredes están cubiertas de conchas, de reproducciones de corales, de perlas y de cristales. Todo, entre pinturas al fresco que reproducen a hombres musculosos que trabajan extrayendo minerales preciosos.

El trabajo efectista de Giovanni de Bolonia se completa con la instalación de una chimenea en la cabeza de la figura que, cuando se enciende, lanza humo por la nariz del Coloso de los ApeninosAlgo muy típico de la forma de entender el arte manierista de finales del Renacimiento. Una forma muy efectista de trasladar al observador la experiencia de la visión de una obra.

Si quieres ver el Coloso de los Apeninos ¿qué te parece comenzar la experiencia buscando buenos hoteles en Florencia?

El Coloso de los Apeninos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *