La Isla de Ellis, la puerta de la esperanza en Nueva York

La Isla de Ellis en Nueva York es una de las atracciones más populares para quienes visitan Manhattan y sus alrededores, de verdad, sólo superada por lugares tan icónicos como el Empire State Building y la Estatua de la Libertad.

Millones de estadounidenses tienen una relación directa con la Isla de Ellis. Desde ella, pusieron su pie en los Estados Unidos muchos de sus antepasados que emigraron al país. Según los registros, más de la mitad de la población de los Estados Unidos tiene al menos la ficha de un familiar en la isla.

De 1892 a 1954, la Isla de Ellis fue la puerta de entrada de los inmigrantes a los Estados Unidos. Más de doce millones de personas llegaron a la isla camino de una nueva vida en su país de acogida. Muchos tenían poco o nada de dinero, algunos estaban enfermos y otros más tenían familiares esperándolos al otro lado de la puerta. Las historias que se pueden descubrir en la isla son muchas y de lo más variadas. Sin embargo, todas las personas que pusieron sus pies en ella llegaron con la esperanza de una vida mejor que la que habían dejado atrás.

El espacio dedicado a la recepción de los migrantes, la Isla de Ellis, se extiende sobre una superficie de 11 hectáreas. Está al sur de Manhattan, a poca distancia de la Estatua de la Libertad Los edificios de la isla fueron construidos justo antes de la Guerra de 1812 para servir como fortificación costera, un lugar que era conocido como Fort Gibson.

Los inmigrantes que llegaron la Isla de Ellis, la mayoría de Italia o del Imperio Austro-húngaro, que tenían un billete de primera o segunda clase eran retenidos para ser revisados con poco rigor y tardaban casi nada en ser aceptados.

Los pasajeros más pobres eran sometidos a exámenes más rigurosos e invariablemente rechazados si estaban enfermos. Aunque sólo el 2% de los que arribaban a la Isla de Ellis fueron reenviados de vuelta a sus países.

Hoy, en la Isla Ellis, su Museo de la Inmigración forma parte del Monumento Nacional Estatua de la Libertad. Los visitantes pueden disfrutar de visitas autoguiadas al museo, ubicado en el edificio principal, donde pueden ver objetos personales, fotografías, grabados, vídeos, muestras interactivas, que relatan historias orales y exhibiciones temporales.

El Muro de Honor de los Inmigrantes de los Estados Unidos exhibe los nombres de 600.000 hombres y mujeres que pasaron por la Isla Ellis camino a su nuevo hogar. Los descendientes de los inmigrantes deben pagar 100 dólares para que cada tallar el nombre de su familiar en el muro.

En el Museo de la Inmigración, los visitantes pueden examinar los registros de pasajeros de los cientos de barcos que llegaron aquí entre 1892 y 1924. Hay voluntarios disponibles para ayudar a los visitantes a encontrar los registros que pueda estar buscando.

El Living Theatre de la Isla de Ellis ofrece una producción teatral de 30 minutos sobre los desafíos a los que se enfrentaban los inmigrantes en su aventura trasatlántica, tanto en el pasado como en el presente. La presentación se basa en las historias orales de varios inmigrantes llegados a la Isla de Ellis.

Aquí te dejamos un listado de hoteles en Nueva York para hacer más cómoda tu visita a la Isla de Ellis.

Isla de Ellis, edificio principal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *