Puente Verrazano-Narrows, un ingenioso ingenio de la ingeniería

Cuando se inauguró en 1964, el Puente Verrazano-Narrows de Nueva York se convirtió en la construcción de su tipo con el tramo colgante más largo del mundo. Unos más que superados 1.298 metros de luz. Sus detalles técnicos y su historia lo convierten en un monumento de Nueva York muy deseable para ser visitado. Un ingenioso ingenio de la ingeniería.

El Puente Verrazano-Narrows, en su momento, y hasta el año 1981, era el puente colgante más largo del mundo. Hoy es el séptimo y bajando. Pero su condición de pionero y su historia no se la quita nadie.

El nombre de Verrazano, tan italiano, le viene de Giovanni da Verrazano (1485-1528), un navegante florentino, que, en 1524, navegó por la zona en la que se apoya el puente y en lo que hoy es el puerto de Nueva York.

Los extremos del puente se apoyan en los históricos Fort Hamilton, en Brooklyn, y Fort Wadsworth, en Staten Island, que fueron plazas fuertes para la protección del puerto de Nueva York durante más de un siglo en la zona en la que el acceso al área portuaria de Nueva York se estrecha.

Otro de los detalles que sorprenden del Puente de Verrazano-Narrows es la altura de sus dos pilares soportantes. Tienen la friolera de 211 metros de altura. Y un dato curioso, la parte alta de los pilares están más separadas que los apoyos sobre el agua. El motivo es compensar la curvatura de la Tierra. Más. Cada uno de los pilares pesa 27.000 toneladas y cada uno se mantiene unido al puente con tres millones de remaches y un millón de pernos.

Contracturas y expansiones

Las contracciones y expansiones producidas por el calor o el frío de las estaciones del año provocan un ascenso o un descenso de la carretera que lo atraviesa de casi cuatro metros.

Ubicado en la parte superior del acceso a la Bahía de Nueva York, el Puente de Verrazano-Narrows no sólo conecta Staten Island, sino que también es un importante enlace en el sistema de autopistas interestatales de la costa este de Estados Unidos, proporcionando una ruta corta entre los estados del Atlántico medio de Estados Unidos y Long Island.

En Brooklyn, el Puente de Verrazano-Narrows conecta con Belt Parkway y Brooklyn-Queens Expressway y con la zona mayoritariamente residencial de Bay Ridge. En Staten Island, que experimentó un rápido desarrollo después de que el puente se abriera en 1964, está conectado con la Autopista Staten Island que ofrece acceso a numerosas poblaciones de la zona más rural de los cinco condados de la ciudad de Nueva York.

¿Qué te parece ver el Puente Verrazano-Narrows en tu próxima visita a Nueva York? Si necesitas alojamiento aquí tienes un listado de hoteles en Nueva York.

Puente de Verrazano-Narrows.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *