Museo del Gángster: a tiros con la historia en Nueva York

 

El Museo del Gángster Americano es una exposición permanente abierta en Nueva York en lo que en otro tiempo fue un bar clandestino propiedad de un tal Walter Scheib. El local era frecuentado por mafiosos norteamericanos como Al Capone, Lucky Luciano o John Gotti.

El Museo del Gángster Americano fue creado en 2010 para preservar objetos relacionados con el crimen organizado en Estados Unidos y especialmente los de los tiempos de La Prohibición o de la Ley Seca de la década de 1930. Se estima que sólo en Nueva York, y durante La Prohibición, hubo más de 30.000 locales como este. El del Museo del Gángster Americano es, con diferencia, el mejor conservado.

El museo cuenta con apenas dos salas en la parte de arriba donde se exponen los objetos históricos, un sótano, un almacén, una sala de baile y el antiguo bar clandestino, la The William Barnacle Tavern, a la que acudían los mafiosos.

Entre las piezas históricas del museo se pueden ver desde la máscara mortuoria de John Dillinger a las balas de tiroteos de mafiosos famosos como los del Día de San Valentín o de Preety Boy Floyd. Pero también alambiques con el que se fabricaban los licores ilegales, cajas fuertes forzadas.

En el sótano se pueden descubrir los teléfonos originales que comunicaban el bar clandestino con el almacén oculto en el que se guardaba el alcohol ilegal. Los cables que se pueden observar en diferentes zonas de los sótanos son los que servían para conectar un sistema de explosivos que debía activarse en caso de redada policial y para acabar con las evidencias de los delitos.

Descubrimiento súbito

Cuando el propietario Howard Otway compró en la década de 1980 el local Theater 80 nunca pensó que el edificio guardaba una historia siniestra poco conocida. El Theater 80 era hasta la compra un pequeño cine de barrio en el que se proyectaban películas clásicas.

Cuando el nuevo dueño inició las reformas en 1964 encontró un laberinto de pasadizos en el sótano y dos cajas fuertes. En ellas había dos millones de dólares en certificados de oro. Sin embargo, en el momento del descubrimiento no tenían ningún valor porque lamentablemente habían caducado.

Cuando el club clandestino funcionaba tenía una entrada secreta a través de una carnicería situada a la vuelta de la esquina, en el 1st Avenue, para despistar y para hacer más fácil el acceso de los clientes. La cercanía de un viejo tren elevado -ya desaparecido- con una parada próxima hacía más accesible al local.

La carnicería es hoy un sencillo restaurante afgano. Una curiosidad, las ventanas del local de comidas asiático muestran un desajuste en sus marcos que es consecuencia del vencimiento del suelo como por la apertura de las oquedades de los túneles y la ausencia de cimientos reforzados. En la parte trasera de la carnicería había un túnel que llevaba a los clientes a los camerinos del salón de baile.

Por cierto, el Museo del Gángster Americano está situado en el 80 de Saint Marks Place, en East Village..

Si quieres conocer algo de la historia reciente de la ciudad de Nueva York y de Estados Unidos, te recomiendo visitar el Museo del Gángster Americano. Pero parar empezar, ¿qué tal encontrar un buen alojamiento entre los hoteles en Nueva York. Clica en el enlace para ver la selección que hemos preparado para ti..

Museo del Gángster Americano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *