Giudecca, una isla de islas en Venecia

Giudecca es una isla de islas de Venecia. Un pequeño barrio histórico situado cerca del centro de la ciudad. Lo de isla de islas es cosa de la suma de ocho pequeños islotes (alguno artificial) que están unidos por puentes. Es un entorno con pocos monumentos, por esa razón Giudecca es una zona tranquila que contrasta con el frenesí del centro urbano.

En origen, Giudecca era conocida como spina longa, que en italiano significa espina larga, en alusión a la estrechez de su superficie. En cualquier caso, el topónimo actual, el de Giudecca tiene varias acepciones.

Para unos, deriva de la presencia histórica en la zona del barrio judío de Venecia. Una comunidad a la que se la confirió en esta zona y en un gueto. Otros especialistas creen que la denominación deriva del término ‘zudegà’ (‘Juzgados’) por haberse entregado el lugar a las familias Barbolani y Flabanici Caloprini como compensación por haber sido exiliados de la ciudad injustamente en los inicios del siglo IX. Otra posibilidad para el origen del nombre es la de que proviene de la actividad de curtir cueros. En Istria, la zona donde se secan las pieles se denomina ‘zudeca’.

En Giudecca, hay mucho que ver. Y, el que sigue, es un listado de lugares imprescindibles que hay que visitar en Giudecca:

– Iglesia del Redentor. La del Redentor es una iglesia de estilo renacentista tardío. Fue levantada según un diseño de Palladio entre 1577 y 1592. Se sabe que el templo fue levantado como agradecimiento de los venecianos por la finalización de una plaga mortífera que se llevó por delante a un tercio de los habitantes de Venecia en 1576. Entre los muertos figuró el mismo dogo de la época, Sebastiano Venier. La Fiesta del Redentor de Venecia tiene su origen en este agradecimiento popular a los Cielos. El interior de la Iglesia del Redentor está repleto de pinturas de autores venecianos destacados. En la sacristía, hay pinturas de Paolo Veronese. Si se quiere ver este templo en toda su magnitud, lo mejor es situarse en la zona de la Fondamenta delle Zattere o a lo largo del muelle sur del barrio de Dorsoduro.

– Iglesia de Zitelle. Se trata de una iglesia salida también del ingenio del gran Palladio. Además de atender sus obligaciones religiosas, el templo acoge un centro de congresos, de los más modernos de la ciudad. El edificio contiguo a la iglesia fue un convento femenino en el que a las niñas indigentes se les enseñaba a hacer el tradicional trabajo de encaje veneciano.

– Iglesia de Santa Eufemia. La Iglesia de Santa Eufemia es una de las más antiguas de Venecia, data del siglo VII. A pesar de su sencillez exterior, contiene obras muy destacadas.

– Resto de la Iglesia de los Santos Biagio y Cataldo. Estaba formada por dos complejos monásticos con una iglesia común. Fue realizada por los arquitectos Domenico Rossi y Giorgio Massari. El templo fue demolido en el siglo XIX, pero sus restos aún son visibles en la construcción desacralizada con la que se la recuerda.

– Molino Stucky. Una fábrica de pasta fundada por un empresario alemán. Antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial era la fábrica de pasta más grande de Italia.

Si quieres descubrir Giudecca, sólo tienes que movilizar tus sensaciones. Para localizar hoteles en Venecia, este enlace.

Iglesia del Redentor de Giudecca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *